jueves, 20 de febrero de 2014

Skies of Arcadia: ¡Vuelah-Vuelah! ♫


La época donde los diseñadores de las portadas americanas dejaron de irse de cuerpo sobre el diseño japonés original.
Buenas a todos, esta reseña de hoy nos devuelve a las riendas de Sega pero esta vez de lo que podría decirse que fue su segunda época de gloria poco antes de su abrupto retiro del mercado de las consolas, hoy hablaré de Skies of Arcadia.

 
"¡Nos agarró la yuta!"
Año 2000, describir la innombrable situación de mi lindo país en aquel entonces esta de más para quien tiene suficiente memoria de recordarlo. Los países más desarrollados como Estados Unidos y Japón mientras tanto se regocijaban de su economía sin tener idea de nuestra existencia en teoría, esto acompaño al auge de la gráfica 3D en los juegos que ya se venia gestando desde mediados de la década pasada pero que se consolidó recién en esta nueva década. Una de las consolas que encabezaba esta consolidación (y probablemente la más representativa) fue la mítica Sega Dreamcast, que con su gráfica y motor de juegos mucho más potentes que la PS2 que saldría recién un año más tarde, estaba bastante adelantada a su época y su competencia, y como si el éxito de Sonic Adventure no le hubiera bastado, más fichines memorables salieron para la misma durante este tiempo, la mayoría de series que continuarían luego en otras consolas a lo largo de las siguientes generaciones y otras que prefirieron no hacerlo pero quedaron en el corazón de muchos, una de ellas fue Skies of Arcadia.
 
"¿Donde habrá puesto la birra mi viejo?"
Desarrollado por Overworks y publicado por Sega en el año 2000 primero bajo el nombre de Eternal Arcadia en Japón, la historia está situada en el ficticio mundo de Arcadia (originalidad aparte) conformado por islas flotantes sobre el cielo. Como habrán de imaginarse, el medio de transporte en este mundo fantástico no son aviones sino naves/barcos voladores. Aquí es donde el juego nos pone en los zapatos del joven (como siempre) Vyse, un pibe guerrero perteneciente a un grupo de piratas aéreos llamado Blue Rogues que a la Robin Hood le chorean a los ricos para darle morfi a los pobres, los ricos (y mocosos  malosos) siendo en este caso los chetos del imperio de Valua, un imperio que intenta resucitar a unas armas ancestrales de destrucción masiva conocidas como Gigas. En una de esas Vyse y su amiga con onda  Aika rescatan a una chica llamada Fina de las manosas del imperio garca, la piba les explica entonces que ella es una de las últimas Sylvites, una de las razas antiguas que creo a los Gigas, y salió en búsqueda de los cristales lunares para impedir la reactivación de los Gigas ella solita. Despúes de varias vueltas de tuerca, Vyse y los demás deciden ayudarla a cumplir su misión porque no se bancan a los Valuanos. Historia elaborada por demás, lo cual no sorprende para la época donde se innovaban los fichines en casi todos los aspectos.
 
Pantalla de navegación con el barco.
En gameplay, Skies of Arcadia no es muy diferente a muchos RPGs en 3D que salian por aquel entonces en lo básico, aunque tiene ciertas peculiaridades a la vez. En los pueblos/ciudades y mazmorras manejamos a Vyse a pie, moviéndolo con el pad direccional y con la posibilidad de rotar el ángulo de la cámara a gusto. Fuera de estos tenemos también la navegación por barco que es vital para movernos entre cada uno de los continentes e islas flotantes e incluso descubrir algunas cosas ocultas las cuales pueden venderse a buen precio, además de movernos en todas direcciones podemos elevar y descender nuestro barquito a gusto mediante la rotación de la cámara. Las batallas son las típicas de un RPG 3D desde el punto de vista básico, lo que introduce Skies of Arcadia en este aspecto es la posibilidad de cambiar las armas por un determinado elemento con los botones L y R lo cual se denota en los colores de las mismas, cada uno de los 6 elementos corresponden a una de las lunas y, si bien los personajes se levelean como en cualquier fichín del género, el equipar cierto elemento por cierta cantidad de batallas le ayuda a aprender distintas técnicas relacionadas con el mismo como rayos, fuego, etc. Pudiendo personalizar que técnicas queremos que tenga cada personaje de forma similar al Final Fantasy II o los juegos de SaGa, además de esto existe una barra de energía lunar que nos permite hacer ataques especiales particulares de cada personaje en base al nivel que esté, similar en este aspecto a los Limit Break de Final Fantasy VII aunque acá existen también algunos que pueden hacerse de a dos, tres o con todo el grupo. Las peleas en general se producen en mazmorras o en el overworld al andar con el barco, en este último caso las peleas son siempre en la cubierta de la nave, como dato curioso la versión de GD-Rom de Dreamcast hace un ruido fuerte de lectura antes de iniciar cada pelea señalando la carga del escenario de combate, lo cual permitia eludirlas al pulsar el botón de pausa/menú.
Algo innovador que introdujo Skies of Arcadia también son las emocionantes batallas de barcos (¡comete esa Assasin’s Creed IV!) que son más que nada estratégicas ya que dependerían del armamento y partes que compramos para nuestro botecito volador, desde motores y cañones hasta equipos de reparación, asimismo la estrategia consiste en la cantidad de comandos que pueden usarse por turno y esperar el momento indicado para atacar a la flota enemiga ya que si les vamos de frente, aparte de esquivarnos, pueden contraatacar, incluso cada barco tiene un arma especial que luego de cierta cantidad de turnos y mimetizando la ya mencionada barra de energía lunar, nos permite usarla, estas armas consisten desde un harpón hasta un cañón laser, aunque nuevamente, hay que saber en que momento disparar para no errar el tiro. Si bién es nuestro barco el que siempre se usa para estas peleas, los oponentes no son siempre barcos (como es el caso de los Gigas).
Menú de combate.
Otro detalle no menos importante del gameplay es Cupil, la mascota de Fina, una pequeña criatura Sylvite capaz de cambiar de forma para ser usado como su arma (y que quisa sirviera como inspiración para Cream the Rabbit y su mascota Cheese tiempo después en la franquicia de Sonic) y que añade el factor cómico a la trama. Su particularidad radica en que a diferencia de otras armas, el se hace más fuerte comiendo unas raras esferas de energía que solo pueden ser encontradas en las mazmorras y mediante el uso de la VMU, al insertarla en el joystick de la Dreamcast e iniciar Skies of Arcadia, Cupil aparece en la VMU y cuando se pone muy interesado esto implica que hay una de esas pelotitas por ahí cerca y con pulsar el botón de acción se añade al inventario para alimentar a Cupil de las mismas cuando el jugador desee. Otra inclusión en la VMU es el mini-juego Pinta’s Quest con un personaje de reparto del juego principal llamado Pinta como protagonista, en el mismo podemos conseguir objetos raros que luego también pueden ser retransferidos al juego principal, similar al Chao Garden en Sonic Adventure.
 
Pinta's Quest.


La gráfica como casi todo juego de Dreamcast es sublime, tal vez las tiles en algunas mazmorras parezcan poco pulidas pero más allá de todo resulta agradable, los personajes se ven bien en todo momento y expresión sentimental. Mención aparte la pegadiza y atrapante música compuesta por Yutaka Minobe y Tatsuyuki Maeda, responsables de otros geniales soundtracks como los de Golden Axe III, Sonic 3 & Knuckles, Sonic 3D Blast y Dragon Force. Como cereza del postre tenemos las actuaciones de voz que aún en la versión en inglés resulta muy buena.
 
"¡Guarda con los tiros que le cambie la chapa y la pintura ayer!"
Skies of Arcadia fue muy bien recibido por la crítica experta con altos puntajes de Game Spot, IGN y Game Informer quienes lo pusieron en el Top 10 de los mejores juegos de Dreamcast.
 
Portada del port de Gamecube, mejorando lo que parecía inmejorable.
La buena crítica lamentablemente no ayudó a la elongación de la vida de la Dreamcast, y para no perder terreno, en 2003 se relanzó un port titulado Skies of Arcadia Legends para la Nintendo Game Cube con bastante contenido adicional, entre ellos nuevos descubrimientos, jefes opcionales, nuevas sub-tramas que complementan la historia con nuevos personajes, nuevas armas, objetos y música y una frecuencia de encuentros  aleatorios más equilibrada.
 
"Que bueno que me traje puesta la campera".
Aunque Skies of Arcadia nunca tuvo una secuela, su legado se preserva como parte de Sega y como tal ha tenido sus referencias en otras de sus franquicias. En Valkyria Chronicles, dos personajes del escuadron 7 tienen por nombres Vyse y Aika, asimismo tienen la misma apariencia que los originales pero con otra vestimenta, también se destaca una enfermera/sanadora llamada Fina, además algunas de sus frases aluden a diálogos de su juego de origen, también tienen cameos en la serie de animé basada en la franquicia.
En Phantasy Star Online 2, el tema de apertura y el tema principal de Skies of Arcadia fueron incluidos en unas cartas bonus para ser usados como temas de fondo en las salas de los jugadores que obtuvieran dichas cartas.
"Pintó el estirón..."
Más recientemente el propio Vyse apareció en Sonic & Sega All-Stars Racing Transformed como personaje jugable así como una pista basada en Skies of Arcadia.
 
"...¡pero después dije nah!"
Skies of Arcadia es un RPG único, como Soleil o The World Ends with You, jamás tuvo secuela alguna…porque sencillamente no la necesita. Su historia, gráfica y jugabilidad son la perfecta combinación digna de una obra maestra del género para deleite de cualquier fan. Si sos de los pocos afortunados que aun tiene una Dreamcast o una Game Cube, este juego es obligatorio en tu colección, si solo tenes una PC, una del 2003 en adelante con una placa de video de gama media debería poder correrlo sin problemas en un emulador, personalmente prefiero el NullDC 1.3 que tiene la ventanilla de la VMU dando acceso a la utilidad de Cupil y los mini-juegos, descargarlo es un esfuerzo, pero el mismisimo mundo de Arcadia es una recompensa que lo hace valer por mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario