martes, 31 de marzo de 2015

Rincón indie - The deadly orbs: invasión a 5 frames por Segundo.

Título de The Deadly Orbs.
Buenas a todos mis lectores, nuevamente y luego de mucho tiempo les vuelvo a traer otra reseña en esta sub-sección del blog donde le doy espacio a los juegos indie ya sean de hace varios años en si, o que, si bien son de hace poco, portan el estilo añejo y lo emulan casi a la perfección. En esta entrada trataremos un juego hecho por aficionados a la retrocomputación para el primer cacharro con pantalla jamás creado por Steve Trabajos. Lento pero desafiante y adictivo, a continuación les comentaré de The Deadly Orbs.

2012, mientras la gente perdía el bocho por el anuncio de la Nintendo 3DS, la profecía apocalíptica maya y el advenimiento de las nuevas consolas que aparecerían en tan solo un año o dos, en un mundo varios metros bajo tierra de todo ese escándalo, un retroaficionado llamado Brian Picchi, bajo el seudónimo de Tanru Nomad, desarrollaba juegos nostálgicamente para su Apple II, cosa que venía haciendo desde 2009 y, para expandir su catálogo, añadió la interesante bilogía de The Deadly Orbs a la lista, ambos desarrollados ese mismo año tras más de 30 horas por cada uno, y solo hechos por una persona ¿no les parece genial?
La espada piixelada, el arma mata-aliens más poderosa.
Como todo juego que se digne a ser de principios de los 80, el argumento es sencillo. Un terrible ejercito de alienígenas con foma de esferas (como el nombre del juego alude) ha llegado a nuestro planeta para eliminar todo ser vivo sobre su superficie y apoderarse de él, y es el deber del prota, un stickman de pixeles blancos, usar su poderosa espada para acabar con cada uno de ellos, como todo stickman debe.
Como podemos apreciar, el alien de turno en este nivel dispara lasers
horizontales y también verticales.
El gameplay es simple, el monigote se puede mover con las tecla direccionales derecha e izquierda, saltar (en la dirección que esté mirando) con la tecla direccional de arriba y puede usar la espada (cuando la tenga) con la barra espaciadora. El objetivo en cada nivel (con la misma estructura) es llegar a la espada, tomarla y usarla para acabar con el alien-orbe de turno en el nivel evadiéndolo en el proceso, para esto es necesario memorizar el patrón y camino en que se va moviendo, conforme avanzamos de nivel, aparecerán otros nuevos, cada vez más rápidos, con otros patrones e incluso dispara-lasers, con lo cual se debe tener cuidado, cabe aclarar que el juego solo cuenta con 3 vidas sin continues.
Título de Double Deadly Orbs, el juego fue desarrollado para
compus Apple II de 128KB de RAM, por lo cual en un
emulador algunas letras pueden ser menos legibles.
Como comenté antes, el juego recibió su secuela ese mismo año. Double Deadly Orbs comenta en su detallada introducción como los aliens intentan vengarse del monigote pixelado y, para combatirlos, este debe infiltrarse en su nave y acabar con la amenaza de una vez por todas, lo cual puede verse en la introducción que saca mucho más jugo a la capacidad gráfica del cacharro de la manzanita.
"El arte de la espada pixelada es un arte dificil de dominar."
En esta secuela, el prota tiene su espada de pixeles incorporada a lo largo de todo el juego, el mismo esta vez incorpora pequeños elementos de exploración como lo son las puertas teletransportadoras, además, cada pantalla es totalmente distinta dándole más variedad al juego. El prota se controla con los direccionales como siempre, por alguna razón el 0 es para atacar con la espada y el “.” es para saltar. Ahora para pasar de “nivel” no es necesario derrotar a los aliens (los cuales ahora pueden ser más de uno por pantalla), en muchos de los casos pueden evadirse, lo que si se requiere es llegar a la salida superando los distintos obstáculos dentro de la nave incluyendo a los aliens, charcos de ácido y lasers que salen de las paredes, entre otros, aprovechando el uso de las puertas teletransportadoras, las cuales se activan con el direccional de abajo.

El juego se controla dentro de todo bien, en las compus Apple II originales, como puede apreciarse en videos del propio Brian, funciona a velocidad regular, mientras que en los emuladores, pueden requerir un poco de calibración en las configuraciones, pero por el resto no es mucho problema.

Como podemos apreciar, la estructura de las pantallas es distinta
por cada una.
The Deadly Orbs y su secuela son ideales para aquellos de la vieja, VIEJA escuela (aunque yo sin ser de aquella época lo disfrute bastante) que buscan una experiencia nueva que a su vez conserve aquel estilo, un reto difícil pero adictivo para ver quien llega más lejos contra los invasores. Recomiendo, en todo caso, el emulador AppleWin en su versión más reciente, obvio.
The Deadly Orbs, Double Deadly Orbs y muchos otros juegos de Brian Picchi son descargables desde su página la cual dejaré a continuación, ojala sean de su agrado y, hasta la próxima reseña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario