domingo, 19 de julio de 2015

Rincón indie – Doll’s Ingram: Muñeca brava.

Portada del juego.
¿Qué onda, lectores? Su redactor Dynamo les trae nuevamente, luego de mucho tiempo, una reseña dedicada a un juego indie, y él primero de un desarrollador japonés en esta sección. Chiquita, adorable, mortal y totalmente articulada, hoy trataremos a Doll’s Ingram.
Título edgy.
2009, mientras la Wii y demás consolas de la generación pasada se batían a fuego pesado y el escenario indie crecía a pasos agigantados hasta ser lo que es hoy, en Japón, el escenario indie estaba aún muy limitado dado que no muchos desarrolladores tenían demasiado interés en traducir sus obras al inglés, requisito obligatorio para subirlas a cualquier plataforma de descarga paga como Steam, y aunque varios juegos independientes de la isla del sol naciente hoy por hoy fueron traducidos oficial e inoficialmente y distribuidos (en el caso de los oficiales) en plataformas como la mencionada, otros no tuvieron la misma suerte lamentablemente, y parecen condenados al olvido fuera de su tierra natal a pesar de ser muy buenos, uno de ellos es Doll’s Ingram.
"Técnicamente soy una muñeca asi que no es ilegal que lleve un arma".
Desarrollado por un misterioso programador bajo el seudónimo Kissa-Coffee-Kan y el grupo CraneHouse y publicado por ellos mismos en el año mencionado en la plataforma multimedia japonesa Melonbooks, el juego nos pone en los pequeños zapatos de Marie, una pequeña muñeca creada por el doctor Ji-il como reemplazo a su hija Mariel, muerta por culpa de un experimento de una organización científica a la que pertenecía, la misma que secuestra al dotor (dicho intencionalmente) bajo órdenes de otra misteriosa muñeca viviente llamada Shadow (filos aparte) quien la lidera. Poco después de eso, Marie, que parecía ser solo una muñeca viviente fallida, reacciona y se empieza a mover en busca de su creador armándose con una pistola (porque los japoneses adoran a las nenas con armas) para salir a luchar contra la organización misteriosa, Shadow, y como cereza del postre, a los bio-experimentos de la misma que se salen de control y empiezan a atacar varios lugares.
El gameplay es el de un típico plataformero con armas, algo similar a Mega Man, osea, saltar y disparar es la base y el objetivo llegar al final de cada parte del nivel hasta encontrar al jefe y derrotarlo para continuar, el juego se guarda automáticamente con cada nivel completado. Marie comienza con varias vidas y responde bien a los controles, con un botón salta y con otro dispara su arma hasta que se agota su munición, afortunadamente puede matar enemigos de las dos formas con lo cual, de quedarse sin armamento, el jugador puede recurrir a apachurrar a los enemigos pisándolos de un salto al estilo de la vieja escuela hasta que estos dejen caer munición para recargar el arma, cuyo indicador de municiones y cartuchos se ven abajo a la izquierda junto a las vidas de Marie, dicho sea de paso, es un one-hit-K.O., osea, la fatal muñequita perderá una de sus vidas automáticamente al ser golpeada por un enemigo o uno de sus proyectiles, por suerte estas se consiguen agarrando moneditas cual fontanero tano y al llegar a las 100, la programación del fichín nos concede la bendición de una vida extra, estas también pueden encontrarse sueltas en algunos niveles al igual que la munición. Detalles aparte incluyen el puntaje en la parte superior derecha, el mundo en el que se encuentra (generalmente subdividido en 3 o 4 partes) en la parte arriba al centro y el contador de tiempo arriba a la izquierda, el cual se puede aumentar con items de reloj también, no hace falta mencionar que si llega a cero se pierde una vida también.
El arte de las cutscenes también rebalsa de detalles.
Los gráficos son bastante detallados y bien pulidos. El aspecto monstruoso de los enemigos, la apariencia lúgubre, fantástica y victoriana (coincidiendo con el estilo de la vestimenta de la prota) de los niveles, sumado a la espectacular banda sonora que va de lo clásico al pop y los efectos sonoros claros como el agua, le dan una ambientación surreal distintiva y única al juego. Algunos de sus defectos que podrían nombrarse son la repetición de algunos jefes (aunque con técnicas nuevas) y tracks en ciertos niveles y la carencia de un modo de 2 jugadores, que habría sido ideal para un juego de estos, pero son, por demás, pasables. Mención aparte a la barrera idiomática que hace su molesta presencia de nuevo privándonos de detalles de la historia pero que, con ayuda de las traducciones en internet, podemos llegar a entender mejor.
Artwork promocional de Doll's Ingram: Oratorio.
Según la página oficial de CraneHouse, desde 2010 al menos, se encuentra en desarrollo una secuela bajo el nombre de Doll’s Ingram: Oratorio (http://coffeekan.xii.jp/games/doll/dio/index.htm ), de la cual se sabe mediante el Twitter de la empresa (https://twitter.com/crane_house ) que aún continua en desarrollo, de ser completada algún día, aquí estaré para darles una review y una opinión de lo que será, dedicandoles a Kissa-Coffee-Kan y CraneHouse mis más grandes deseos de éxito en ello.
Doll’s ingram es un buen fichín, difícil (como todo juego netamente japonés), pero disfrutable, y aquellos amantes de las viejas plataformas (y…las…muñecas con armas…tal vez) en busca de un reto a la altura para pasar el rato, lo encontrarán como una buena alternativa.
"Ese chino no me va a dar el vuelto en caramelos nunca más".

2 comentarios:

  1. Maravilloso!
    Expléndido videojuego de la nacion Nipona debo decir, ya he tenido el honor de jugarlo, y es espectacular, concuerdo y avalo completamente esta maravillosa y muy bien redactada crítica...ah, cómo deseo ya comprar la secuela del juego!

    ResponderEliminar
  2. No soy amante de las muñecas con armas pero la verdad que me gusto bastante tu analisis, pronto voy a probar el juego !

    ResponderEliminar