sábado, 9 de septiembre de 2017

Ragnacenty/Crusader of Centy/Soleil: Los monstruos verdaderos.

Portada de la versión Americana.
Portada de la versión Japonesa.
Portada de la versión Europea (inglés).
Saludos de nuevo, viciosos de los juegos de formatos obsoletos del bajomundo. El editor del blog una vez más les trae otra reseña de otro fichín genial que quizás muchos ignoraron en su tiempo pero que ha envejecido lo suficientemente bien como para merecerse ser jugado incluso hoy por los medios que se pudiera. Sencillo pero fantástico y profundo a la vez, hoy trataremos al juego bautizado originalmente en Japón como Ragnacenty, también conocido como Crusader of Centy en América y Soleil en Europa (la razón por la cual sus nombres fueron cambiados entre regiones son desconocidas al público hasta hoy, por el bien de esta reseña, se usará el nombre original del juego para ahorrar tiempo).
Título Americano.
Título Japonés.
Título Europeo.
1994, luego de los fracasos de la Sega CD y la 32X, el ocaso de la Sega Genesis era inminente y su sucesora ya se encontraba en bosquejos de desarrollo para aparecer al año próximo, mas eso no detuvo a varias empresas de seguir sacándole jugo a al hardware de la consola al máximo por unos años más ya que la guerra fichinera entre ellos y Nintendo seguía en su punto de ebullición más alto. Una de las empresas que trabajó para Sega en este entonces, Nextech, fue encargada de desarrollar un action RPG que serviría como una especie de respuesta por parte de Sega al The Legend of Zelda: A Link to the Past de la Super Nintendo, así fue como, ese mismo año, Ragnacenty fue desarrollado y lanzado a la venta bajo publicación de Sega (y Atlus en Norteamérica) para dicha consola.
Por sugerencias obvias como esta es mejor que el prota no hable.
El fichín nos pone en los zapatitos redondos de Corona (nombre por defecto), un prota jovencito que festeja sus catorce pirulos lo cual, en el reino donde se desarrolla la historia, es la edad donde se capacita a los pibes para convertirse en guerreros al servicio del mismo en la búsqueda constante de mantener a los monstruos que lo acechan a raya, algo así como un servicio militar obligatorio. Corona recibe una espada y regalos de equipamiento varios de su vieja y su ranchada de amigotes y parte a sus pruebas de inicio para ser oficialmente certificado como crusader, pero luego de esto, varios eventos con el correr de sus misiones, le harán enterarse poco a poco la verdad detrás del origen de los monstruos.
Los animales equipados siguen a Corona en el campo.
El gameplay base no es muy diferente al de otros compinches del genero de los RPGs de aventura. Corona puede andar en 8 direcciones, correr y pegar con su espada. Conforme va avanzando el juego, Corona aprende otras habilidades básicas como saltar y cargar su espada para lanzarla como si fuera un bumerán. Eventualmente, el prota gana la habilidad de hablar con animales pero pierde su capacidad de comunicarse con los humanos, lo cual, si bien no tiene mucha aplicación práctica, es lo que sirve como excusa argumental para incorporar el elemento de los animalitos ayudantes que es insignia de este juego (y para justificar la mudez típica del personaje jugable de esta clase de fichines), ya que, al hablar con algunos animales particulares, generalmente gatillando alguna sidequest de algo que cada bicho necesite y, una vez cumplidos los requisitos, estos se unen al grupete de animales del prota. Si bien esto suena como si fueran personajes jugables, en realidad funcionan más como objetos equipables de inventario, ya que accediendo a este, se pueden equipar hasta dos animales, cada uno con sus diferentes efectos y/o habilidades especiales que ayudan a Corona en su aventura, algunos incorporados en sus acciones estándares como Flash, el chita, que hace que Corona pueda correr más rápido, y otros teniendo que ser invocados con el botón C, como Río, el armadillo, que puede ser usado como una plataforma arrojable para cruzar por el agua o la lava. Otros elementos del gameplay incluyen las manzanas, que ayudan a recobrar puntos vitales (simbolizados por las mismas), las manzanas doradas, que aumentan la capacidad de los mismos, y las monedas de oro para comprar objetos varios en las tiendas (o incluso rentar a algunos animales que se prestan a tu servicio solo por guita).
El invitado infaltable en su extraña primer aparición en un RPG.
La gráfica, si bien no usa efectos semi-3D o de muchas capas de scrolling a los que muchos juegos de esta etapa de la génesis sacaban provecho, es excelente, de colores muy vivos y diseño prolijo, incluso más que su rival de Super Nintendo. La música es bastante simple, pero hay algunos tracks que seguro se le pegarán a más de uno y cumple bien su función sin tornarse repetitiva.
Algunos de los jefes usan efectos gráficos especiales que nada envidian a A Link to the Past.
Un dato curioso del juego es que, aparte de las versiones Japonesa, Americana y Europea generales, también se comercializó individualmente en idioma francés, alemán, español (reteniendo el nombre de Soleil) y coreano (reteniendo el de Ragnacenty). En España hasta tuvo publicidad exclusiva en revistas junto a otros juegos como Story of Thor (Beyond Oasis).
Publicidad de Soleil (y otros juegos de Sega Genesis) que aparecían en revistas de videojuegos gallegas sponsoreadas por Sega.
No dejes que la apariencia infantiloide de Soleil te engañe, si sos un fan de RPGs de acción en busca de una adición con gran desafío y sorpresas argumentales a tu catálogo de Genesis, Ragnacenty/Crusader of Centy/Soleil es la adición ideal que buscas, y está disponible también en español nativamente así que la barrera idiomática no será excusa para ignorarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario